jueves, 13 de abril de 2017

Vittorio Bodini



Ha llovido e invisible

ha llovido e invisible perfuma
tras el muro la naranja
al mentón lividecido  responde el verde
del árbol que el neón enclava
a los límites del pueblo: y esto parece
no sabes si cercanísimo
o remoto de la vida.

Cierra la mano en un puño
oh luna sobre el asfalto:
déjanos adivinar dónde has escondido
tu moneda de oro.

de “Dopo la luna” 1952-1955


Bestiario salentino

La luz es otra bestia sobre las casas
que  añadir al bestiario
cuya fábula
sabe de escupidas y amenazas,
la salamanquesa, la tarántula,
la lechuza,
la agresiva cigarra.
Y esa otra que no canta y no quema
como la fusta del carretero
bajo la nube de calor
pero grismente dice: si las cosas
hubieran sido distintas.
¡Inmundo insecto, tan lleno de melancolía!

de “Foglie di tabacco” 1945-47


 Con este nombre

Amor,  ya no estoy seguro de saber
qué llamo con este nombre.
Si rebusco en el fondo en que se hunde
tu quieto naufragio,
entre los dientes de los escualos,  y aquellas arenas celosas,
reemerge en seguida mi pensamiento desnudo
al día visible,
con los brazos heridos  y algún hilo
de alga sobre el cuerpo, o los ciegos indicios de una medusa.

Pero a la tarde, si con el paso de las fieras
que comparecen cautas en el estanque,
entre los azules venenos que mezcla el cielo,
a mí como a tembloroso vidrio se asoman
los antiguos golpes, o errores, o la presente
soledad, oh entonces, como estás
tú extrañamente viva en mis labios,
y qué asombrados altares mi voz
oye que se esculpen en las tinieblas
sin yo saberlo: Oh amor,  si supieras…


de “Altri versi” 1945-47



Originales Italianos:


E’ piovuto e invisibile

E’ piovuto e invisibile ne odora
dietro il muro l’arancio
e al mento illividito risponde il verde
dell’albero che il neon inchioda
ai limiti del borgo: e questo pare
non sai se vicinissimo
o remoto alla vita.

Chiudi le mani a pugno
o luna sull’asfalto:
lasciaci indovinare dov’hai nascosto
la moneta d’oro.




Bestiario salentino
La luce è un'altra bestia sulle case
da aggiungere al bestiario
la cui favola
sa di sputi e minacce,
il geco, la tarantola,
l'aggressiva cicala,
la civetta.
E quell'altra che non canta e non brucia
come la frusta del carettiere
sotto la nuvola di caldo
ma grigiamente dice: se le cose
fossero andate diversamente.
Immondo insetto, così pieno di malinconia!



Con questo nome


Amore, cosa chiamo con questo nome
io non sono più certo di sapere.
Se ricerco nel fondo ove s'immerse
il tuo quieto naufragio,
fra i denti degli squali, di quelle sabbie gelosi,
presto riemerge il mio pensiero nudo
al visibile giorno,
con le braccia ferite e qualche filo
d'alga sul corpo, o i ciechi segni d'una medusa.


Ma a sera, se col passo delle fiere
che convengono caute presso lo stagno,
fra gli azzurri veleni che mesce il cielo,
in me come a tremante vetro s'affacciano
le antiche colpe, o errori, o la presente
solitudine, oh allora, come sei
tu stranamente viva sulle mie labbra,
e che stupiti altari la mia voce
odono che si scolpa nelle tenebre
a mia insaputa: O amore, tu sapessi…







Vittorio Bodini (n. Bari, 6-1-1914 - m. Roma, 19-12-1970) fue un importante poeta, crítico y traductor italiano, especialista en literatura española. Muy tempranamente sus padres se mudaron a Lecce. A los 18 años fundó un grupo futurista. En 1937 se inscribió en la Facultad de Letras de Florencia, donde se licenció en 1940. Allí se hizo amigo de Mario Luzi, Alessandro Parronchi y Piero Bigongiari. Regresó a Lecce, junto al crítico  Oreste Macrì. Se ocupó de la tercera página de "Vedetta Mediterranea"; luego colaboró en la revista Letteratura, donde publicaría sus primeros poemas.
Se adhirió al movimiento político "Giustizia e Libertà", y fue incluido en "Libera Voce".
En 1946 se traslada a España, como lector de italiano. Regresa a los cuatro años, en 1950, a Lecce. Dos años después consigue la cátedra de Literatura española en la Universidad de Bari. En 1954 funda Esperienza Poetica, que durará dos años. En los últimos diez años se trasladó a Roma, donde muere en 1970.
Fue uno de los mayores intérpretes y traductores italianos de Literatura española, tradujo, entre otros a  Cervantes, Quevedo,  García Lorca,  Alberti y  Salinas. Realizó importantes estudios sobre el Barroco, Góngora o el surrealismo español.

Entre sus libros de poemas destacan: La luna dei Borboni (1952), Dopo la luna (1956), Metamor (1967) y Tutte le poesie (1932-1970) que recoge toda su poesía, al cuidado de Oreste Macrí. Sus principales trabajos ensayísticos son: I poeti surrealisti spagnoli (1957), Los poetas surrealistas españoles (1981), Sul Barocco di Luis de Góngora (1964).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sandro Penna

He aquí al niño acuático y feliz. He aquí al niño grávido de luz más límpido que el verso que lo dice. Dulce estación de silencio y sol...