domingo, 8 de abril de 2018

Sibilla Aleramo



Tantos y tantos años

Es agosto, es mediodía, altos prados alrededor,
cumplo tantos y tantos años, y de lejos
por fin me escribes con la querida mano, escribes
que soy demasiado joven y gitana e inquieta,
tú mi bien secreto, tú que mío no eres,
alto sobre cuanto amé, alto amor,
y de lejos tu sonrisa de caridad dulce
vida y muerte igualmente me ilumina,
colmadas y preciosas de llanto y gloria.


Otra vez marzo nos encuentra


Otra vez marzo nos encuentra,
y es de nuevo primavera,
otra vez con sus cielos leves,
la suave luz y la fragancia del viento,
y eso que nos une, resplandor arcano,
antiguo es, y también nuevo,
dulce temblor de aire
y firme voluntad del destino
nos mantiene juntos, y marzo nos encuentra,
y aún una vez más es primavera.

(Versión G.M.)



Original Italiano:

Tanti anni e tanti

E' Agosto, è meriggio, alti prati intorno,
io compio tanti anni e tanti, e da lungi
ecco tu mi scrivi con la cara mano, scrivi
che troppo io son giovine e zingara e inquieta,
tu mio bene segreto, tu che mio non sei,
tu alto sovra quanto mai, alto amore,
e da lungi il tuo sorriso di carità dolce
vita e morte ugualmente m'illumina,
colme e preziose di pianto e gloria.

Ancora marzo ci ritrova

Ancora marzo ci ritrova,
è di nuovo primavera,
ancora coi suoi cieli lievi,
la tenera luce e la fragranza del vento,
e quel che ci unisce, arcano chiarore,
antico è, e pur novello,
dolce tremore d’aria
e ferma volontà di fato
insieme ci tiene, e marzo ci ritrova,
ancora una volta è primavera.

de  Selva d'amore, Milano, Mondadori, 1947.



Biografía:

Sibilla Aleramo, seudónimo de Marta Felicina Faccio, llamada "Rina"(Alessandria, 14 de agosto de 1876 - Roma, 13 de enero de 1960).
Prisionera de una convivencia con un marido a todas luces lamentable y una vida llevada adelante en una ciudad de la que percibió el estrecho provincialismo, creyó encontrar en el cuidado de su primer hijo Walter, nacido en 1895, un escape de la opresión de su propia existencia: al caer esta ilusión tuvo un intento de suicidio del que intentó sobreponerse a fuerza de  empeño personal para alcanzar sus aspiraciones humanitarias a través de las lecturas y escritos de artículos que comenzaron a publicarle en 1897 en la «Gazzetta letteraria», « The Independent », en la revista feminista« Modern Life », y en el periódico de inspiración socialista « International Life ». En estos años mantuvo correspondencia con otra mujer involucrada en las batallas por la emancipación de las mujeres, Giorgina Saffi, y con su esposo, Aurelio Saffi. 
Su compromiso feminista no se limitó a la escritura, sino que se realizó en el intento de establecer encuentros del movimiento de mujeres y la participación en manifestaciones por el derecho al voto y la lucha contra la prostitución.
 Se traslada a  Milán en 1899, donde su marido, que fue despedido de su empleo, comenzó una actividad comercial, a Rina Faccio se le encomendó la dirección del semanario socialista "L'Italia femminile", fundado por Emilia Mariani, en el que tenía una columna de discusión con los lectores y buscó la colaboración de intelectuales progresistas - Giovanni Cena, Paolo Mantegazza, María Montessori, Ada Negri, Matilde Serao - se convirtió en una gran amiga de Alessandrina Ravizza, conoció a influyentes líderes socialistas como Anna Kuliscioff y Filippo Turati, y comenzó una relación con el poeta Guglielmo Felice Damiani.
De 1901 a 1905 colaboró ​​con la revista Women's Union, publicada por la National Women's Union, de la que se convirtió en socia en 1906. Después de disentir con el editor Lamberto Mondaini, dejó en enero de 1900 la dirección del semanario y tuvo que seguir a la familia nuevamente a Porto Civitanova, donde su esposo había recibido la tarea de dirigir la fábrica en lugar de su suegro. Las difíciles relaciones familiares la convencieron de abandonar a su esposo e hijo mudándose a Roma en febrero de 1902 y unirse a Giovanni Cena, editor de la revista "Nuova Antologia", en la que colaboró y comenzó a escribir, a petición del mismo Cena, la novela Una donna
Terminada la relación con Cena, llevó una vida bastante errante. Tuvo una relación con la joven intelectual de Ravenna Lina Poletti, en 1911 se quedó en Florencia, colaborando con Marzocco. En 1913, en Milán, se acercó a los futuristas. En París (1913-1914) conoció a Guillaume Apollinaire y Verhaeren, en Roma  a Grazia Deledda. En este período tuvo numerosas y sentimentales relaciones, como ella misma contó en las páginas de los diarios: la primera fue Vincenzo Cardarelli, seguida por otras celebridades : Giovanni Papini, Giovanni Boine, Clemente Rebora, Umberto Boccioni, Salvatore Quasimodo, Raffaello Franchi.
Durante la primera guerra mundial se enamora de Dino Campana.
Coquetea con el fascismo. 
Muere en enero de 1960.



Bibliografía:

Prosa:
-Una donna, novela, Roma-Torino, Società tipografico-editrice nazionale,1906
-Il passaggio, Milano, Treves, 1919.
-Andando e stando prose: Errabunda, La pensierosa, Volti e destini, Firenze, Bemporad & figlio, 1921
-Trasfigurazione novella, Firenze, R. Bemporad e Figlio, 1922
-Il mio primo amore con un disegno di Grafiche romane Ars nova, 1924
-Amo dunque sono, Milano, Mondadori, 1927.
-Gioie d'occasione miscellanea, Milano, Mondadori, 1930
-Il frustino, novela, Milano, Mondadori, 1932
-Orsa minore note di taccuino, Milano, Mondadori, 1938
-Dal mio diario. 1940-44, Roma, Tumminelli, 1945
-Il mondo è adolescente, con un disegno di Corrado Cagli, Milano, Milano-Sera, 1949
-Lettere d'amore a Lina,Roma, ed. Savelli, 1982
-Lettere a Elio, con prefacio de Mario Luzi, Roma, Editori Riuniti, 1989

Poesía:

-Momenti, Firenze, Bemporad & figlio, 1921
-Endimione, poema drammatico in tre atti, Roma, Stock, 1923
-Poesie, Milano, Mondadori, 1929
-Sì alla Terra nuove poesie, Milano, Mondadori, 1935
-Selva d'amore, Milano, Mondadori, 1947
-Aiutatemi a dire, con prefazione di Concetto Marchesi e due disegni di Renato Guttuso, Roma, Edizioni di cultura sociale, 1951
-Luci della mia sera, con prefazione di Sergio Solmi, Roma, Editori Riuniti, 1956
-Tutte le poesie, a cura e con prefazione di Silvio Raffo, Milano, Mondadori, 2004.











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eugenio Montale

Después de la lluvia Sobre la arena mojada aparecen ideogramas como patas de gallina. Miro para atrás pero no veo refugios o asilos...